Archivos de etiquetas: Letras

Delirios VI

Fumar, tus labios, tus caderas y tu mirada, tienen una cosa en común, se volvieron un vicio en mí; Tengo que fumar, besarte, abrazarte y verte.

 

Anuncios

Complice

Biblioteca de la escuela, cinco de la tarde, esta casi sola, sólo el chico que entrega los libros y quien los recoge. Hace calor, el aire no funciona.

 

-Hola Marce!

-Hola?

-Me preguntaba si querías ser mi novia.
Leer más →

Cuenta Conmigo.

Si quisieras quererme, dejaría de fumar y me haría monógamo.

Vamos a escaparnos, huye, vamos a donde quieras, escapate de ti

Anda, vamos y quedate a dormir conmigo.

Cuenta Conmigo.

Delirios V

He vuelto a fumar y pensar en silencio. He vuelto a la comida rápida y deje de cocinar.

Por estos días hay algo que me ronda, algo que me lleva y me hace perder el control… me esta gustando.

Inhalo y dejo la nicotina haga su labor, exhalo y justo después, mi mente se pone en blanco y suspiro… como diciendo aquí estoy.

Besos.

Con la prisa de un par de bocas por unirse y consumirse con un beso. La prisa desaparece dos besos después, ya lo dijo un tal Sabina.

Tranquilo y con suficiente desden, puedo ponerme digno y decir: Toma mi dirección cuando te hartes de amores baratos de un rato… me llamas.

Y así es como me di cuenta que el tiempo cura las heridas y lo malo de los besos es que crean adicción, sólo basta uno. Leer más →

Borges.

En alguna ocasión escuche que pronunciaran mal su nombre, me imagino que estaba acostumbrado; algo común, algo cotidiano, ¿pero un presidente? Que poca madre.

He leído mucha de su obra, he leído de su buen sentido del humor, he leído tanto de Borges que casi siento conocerlo.

Siempre he tenido cuidado con los enemigos, para no parecerme a ellos; alguna vez nos dio esa recomendación. Me gustaría poder preguntarle lo siguiente: ¿Qué pasa cuándo nuestro enemigo es el mismo que vemos en el espejo?

Pareciera ser que a lo largo de la vida, uno busca la felicidad. Leer nos da mucho más que eso. Nos complace, nos eleva y nos transporta. ¿Alguna vez leí que nunca leyó aquel libro donde hablaban de usted? Parece ser que no le interesaba o, le interesaba tanto que lo dejo así. Leer más →

Un día normal.

Algo interrumpe tus sueños, tu descanso; El despertador, tu hijo hurgando en tus fosas nasales, una pesadilla, la persona que duerme contigo.

Te das cuenta que estas solo, pretendes saber que hora es, el despertador no sabes donde quedo después que lo aventaste por enesima vez, encuentras el celular a un lado de tu almohada (que hace tiempo dejo de ser despertador), observas la pantalla, es tarde otra vez. No corres con prisa a la ducha, te quedas pensando, observas el techo, esas figuras que se forman con el tiempo, las marcas de pintura, cierras los ojos, tu intención no es dormir, pero al final, así te quedas, dormido.

Despiertas nervioso, con prisa, ya es tarde, muy tarde. Te levantas, abres la llave izquierda de la regadera. El agua que cae es un poco fría, pero en unos instantes empieza calentar, tu cuerpo reacciona. Despiertas. Leer más →