Besos.

Con la prisa de un par de bocas por unirse y consumirse con un beso. La prisa desaparece dos besos después, ya lo dijo un tal Sabina.

Tranquilo y con suficiente desden, puedo ponerme digno y decir: Toma mi dirección cuando te hartes de amores baratos de un rato… me llamas.

Y así es como me di cuenta que el tiempo cura las heridas y lo malo de los besos es que crean adicción, sólo basta uno.

Quedaron suspendidos un par de labios, temerosos y seductores; quedaban tan cerca que quemaban, que emanaban calor, pasión y arrogancia. Besarte por besarte no era una opción, era besarte por vivir, para vivir y para revivir.

Me queme las entrañas con aquellos labios con sabor a…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: