Te extraño.

Hace días que te extraño.

No es que estes lejos, no, no lo estas, solo andas ausente, pensando en otros mundos, con otros mundos.

De pronto aparezco y perturbo tus pensamientos, causo extrañeza en tus sentimientos.

No es que no te quiera, pero me gusta verte desde lejos. Actuas de una forma rara cuando intento acercarme. Cuando guardo distancia, vuelves a ser tú y te olvidas un poco de mí. En ese momento más te quiero.

Hablas poco, observas mucho. Tus ojos me gustan, incluso más que tus pechos, pero no más que tus pies. Detengo el tiempo y te observo, bonita, altanera, sublime.

Me gustaría estar ahí, contigo. Las ilusiones mueren lento, pero te encargas de matarlas rápido. Me gustaría saber que es lo que podemos ser juntos, pero he notado que tu intención no es la misma que la mía.

No te digo adiós, ni hasta luego. Me propongo esperarte, decirte que aquí estoy, pretendo quedarme hasta que decidas que ya no más o bien, que sé yo, que pudiera haber algo mejor.

No es que no te quiera, es que a tus ideas les han arrojado una piedra, andan dispersas, no saben donde acomodarse, en que mundo estacionar esa nave.

Te extraño. No es que no te quiera, es que estas ausente, ausente de mí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: