Nunca me olvido de ti

– Hola cariño!

– Hola.

– ¿Qué pasa, por qué el saludo tan seco?

– Ya no te quiero.

– ¿Y esa es razón para no estar contentos?

– Es que ya no te quiero, ya no quiero estar a tu lado.

– Me marcho entonces, pero quedate contenta.

– No! Sólo es que no entiendo esto del amor. Quedate.

– Si tú quieres, me quedo, pero anda, sonríe, hoy nadie te romperá el corazón.

– Tonto! Ni siquiera has hecho una mueca, ni te has alterado. ¿Ya lo esperabas?

– Tal vez. Pero si esto te hace feliz, adelante, ya no me quieras.

– Pero…

– Nada, anda, sonríe, no te preocupes por mí, que suficiente es que yo lo haga después.

– No sé como pasó, deja…

– Calla, no hay explicaciones, a todo mundo le sucede. Anda, aqui me quedo un rato, adiós.

– Hola!

– Hola!

– ¿Cómo estás?

– Contento, feliz!

– Te he extrañado.

– Mira, que casualidad, yo también he pensado en tí.

– …

– ¿Qué te tomas, ron o whisky?

– ¿Qué?

– Escucha, acaba de empezar esa canción de the noisettes..

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: